lunes, 8 de junio de 2015

No votar

No, raza: a lxs que no votamos por hartazgo, flojera, enojo, repudio, inconformidad, indiferencia, incredulidad... o cualquiera de las razones posibles nos sigue teniendo sin cuidado esa simulación de participación ciudadana llamada elecciones. Y no: no nos sentimos responsables de que el país se pinte verde-azul-rojo-naranja-turquesa. Hacemos otras cosas, acaso como ustedes orgullosos sufragistas del pulgar marcado, como marchar, escribir, debatir, dar clases, informarnos e informar. Así que no sentimos que la ciudadanía se nos achique ni que el arrepentimiento anulista brote. Seguimos cansadxs, hartxs, molestxs, desepcionadxs del sistema, nos seguimos 'quejando' -porque la mirada reduccionista así explica al no alineado, como quejosx-, y seguimos en lo nuestro que es de todxs: trabajar, luchar, señalar, opinar, estudiar, organizar... no claudicar. El sistema político partidista es una más de las ficciones contra las que luchamos, porque la democracia NO es el fin último de las sociedades (el fin es la felicidad lo que requiere de equidad, derechos y justicia social), es solo uno más de los medios. Y si no sirve pues hay buscar otros.

No hay comentarios: