miércoles, 4 de agosto de 2010

Un burro lidiando con otro


A penas lo soltaron para levantar el puesto turístico [de la clásica foto con el clásico burro-cebra en la clásica avenida Revolución] y la estrella se echó al suelo... El “fotógrafo” dialogaba con el híbrido animalejo, lo veía amenazante, le pedía ¡por favor! y nada, aquel se regodeaba en el piso, se burlaba de él, descasaba [sin más]. Y cómo no, después de tan larga jornada de pie (de patas, pues), bajo el sol, con sed, con hambre, cagando en público. Unos chicotazos en el trasero no ayudaron, unos jaloneos del burro mayor al joven tampoco, al final unas patadas en el lomo hicieron la labor. ¡Pinche burro! pensaban ambos.


[A esos que se manifiestan contra las corridas de toros, ahí les encargo a los burritos de la Revu ¿no? Mucho folklor, mucha tradición, mucho atractivo turístico pero también mucha crueldad y mucha explotación. Yo no los defiendo porque sí como carne y no dudo que ya hasta me haya chingado alguna machaquita de burro sin saberlo, usté disculpe].

3 comentarios:

reptilio dijo...

jajaja me hiciste el dia con esas fotos! desde cuando queria una de esas...

Gracias!

no se si es coincidencia o no pero en una de ellas se alcanza a ver la propa de un tequila "Aha Toro"


:D

que cagado!

Titha Romero dijo...

La foto de la niña de un kilo de ayuda aporta algo extraño e interesante a la última foto

Esquina Tijuana dijo...

reptilio: ese anuncio del Aha Toro lo vi hasta que descargué las fotos y también me pareció muy pertinente. la neta andaba más preocupada por tomar la foto sin que me viera el dueño [porque como viven de las fotos del burro-cebra luego son medio sangrones si alguien más les saca fotos]...

Titha: cuando vi esa imagen de la niña en el cartel sentí como que su mirada narraba algo de la tristeza del animalejo, o de la tristeza de la escena... luego vi que otras cosas se revelan en esa serie, como las casas amontonadas en el cerro de la Col. Libertad, el anuncio del tattoo shop tinta distinta, los taxis tan peculiares y abundantes...